Personal CAR es un nuevo proyecto dirigido al sector de la personalización del automóvil, que abarca diversos segmentos del accesorio y el recambio: styling, deportivo, 4×4, mecánica, habitáculo, carrocería, llantas y neumáticos, reprogramación… El objetivo es dar mayor visibilidad a un sector castigado duramente por la crisis y por la llamada Ley “anti-túning”.

SITUACIÓN DEL SECTOR

Tras la caída del sector del accesorio que provocó la promulgación de la Ley de Reformas de Importancia, a la que se sumó de la dura crisis económica del momento, se creó APTA con el fin de ofrecer una representación que actuase como interlocutor ante los poderes institucionales. Los avances conseguidos durante estos años han sido muy importantes y se ha conseguido relajar la dureza inicial de la ley y facilitar los trámites legales exigidos para que el consumo del accesorio del automóvil pueda crecer con fuerza coincidiendo también con la salida de la crisis y en especial con los buenos datos de ventas del sector del automóvil.

LA IMPORTANCIA DE COMUNICAR

En esta situación, nos encontramos con que tanto el público en general como los profesionales del sector están muy desinformados acerca de lo que se puede hacer en cuanto a personalización del automóvil. APTA se ha centrado en lograr un marco legal adecuado para poder ejercer el comercio, pero los consumidores y profesionales desconocen esta situación.  Lo importante ahora es volver a crear demanda, haciendo llegar información técnica de calidad tanto al profesional como a los usuarios.

CANALES DE COMUNICACIÓN

Para lograr el objetivo de llegar a profesionales y usuarios se plantean dos canales de total compatibilidad: Revista papel + Versión Digital.

Con la versión en papel de Personal CAR llegaremos a los profesionales del sector, a cerca de unos 5.000 profesionales (accesoristas, instaladores, talleres, concesionarios, distribuidores…) y con la versión digital (www.personalcar.es) y un newsletter abarcamos el gran público interesado en el automóvil y en concreto en la personalización.